Operaciones

  • Plan de acción Coronavirus
  • » Proveedores » Trabajadores/as » Canales de denuncia » Transparencia activa

    Una beca y mucho esfuerzo le cambiaron la vida a Yolanda

    Ingresó a la División El Teniente como auxiliar de aseo, se capacitó y a los 46 años decidió estudiar Trabajo Social con el apoyo de la beca de estudios que Codelco entrega para trabajadores (as) contratistas, hijos y cónyuges.

    Martes 5 de julio de 2022
    COMPARTIR
    • Linkedin
    • Facebook
    • Twitter
    Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

     

    Imagen foto_00000003
    Yolanda y Brayan, su hijo. Gracias al apoyo de las becas para trabajadores (as) de empresas colaboradoras, ella estudió Trabajo Social y él cursa cuanto año de sicología. 


    Yolanda Josefina Reyes tenía la certeza de que lejos de República Dominicana había una vida mejor para ella y sus hijos. Se armó de fuerza y se lanzó a buscar un futuro a seis mil kilómetros de su amado Caribe, en Chile.

    Durante tres años embaló fruta hasta que supo que en la mina El Teniente buscaban personas para labores de aseo. Nuevamente saltó hacia lo desconocido y entró a la mina a hacer bien su trabaja Se capacitó y enfrentó airosa todos los retos hasta que se enteró de la beca de estudios para trabajadores contratistas y, a los 46 años, comenzó a estudiar Trabajo Social en la universidad. Quitándole horas al sueño y al descanso, saltando diariamente de los túneles mineros al aula universitaria, terminó su carrera con promedio 6.8, como mejor alumna de su generación y con una beca para cursar un posgrado en la Universidad de Valencia, España.

    Eva y Brayan, sus hijos, también postularon al beneficio que la Corporación entrega a hijos, cónyuges y trabajadores de empresas contratistas y subcontratistas: Eva ya se tituló de enfermera y Brayan cursa cuarto año de Sicología.
    "En Chile lo primero que tuve fue un colchón inflable y un hervidor eléctrico. Así partí. Nunca había visto una mina, salvo en películas. Por eso agradezco a El Teniente y a las becas de Codelco por permitirme estudiar a mí, a mis hijos y lograr una mejor calidad de vida. Acá me motivaron y me ayudaron a acomodar los turnos para responder en lo laboral y lo académico", cuenta Yolanda, trabajadora de la empresa McLean.

    "En la división crecí. Siempre les digo a mis compañeras(os) que si tienen ganas de mejorar se informen de los beneficios, que pregunten y los aprovechen. Mis hijos y yo somos profesionales gracias a la beca de Codelco", dice.
    Mientras su hija Eva está de vacaciones en Estados Unidos, Brayan Villar Reyes, su hijo, sigue sus pasos. "Estudio y trabajo en un supermercado. El arancel es alto y los recursos de la beca son fundamentales. Debo esforzarme para mantener la excelencia académica y seguir con el beneficio", dice.

    El 22 de julio Yolanda nuevamente vuela, esta vez a Europa, para perfeccionarse como trabajadora social. Y así mañana, ayudar a que otros, como ella, construyan su propio proyecto familiar y personal.