» Acceso proveedores » Acceso trabajadores » Canales de denuncia » Transparencia activa

Jaulas de cobre para crianza de peces mejoran productividad

Las propiedades del cobre: bactericida, de antifouling y 100% recicable, permitieron desarrollar un nuevo mercado para la acuicultura.

COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir
Imagen foto_01281
Jaula de aleación de cobre en Bahía Ilke, Puerto Montt.

Casi 60.000 truchas salmonideas se lograron cosechar durante el segundo semestre de 2009 en mallas de cobre, constituyéndose en la primera producción de esta especie lograda en jaulas elaboradas con el metal rojo en Chile. Estas, entre otras características positivas, ofrecen mejores resultados en torno a la formación de bacterias o adherencia de algas y moluscos, fenómeno denominado en la jerga industrial como fouling.

La experiencia, que logró reducir a cero la existencia de dicha dinámica, forma parte de un programa piloto que fue desarrollado por Codelco, ICA, Fundación Chile, la Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad de Concepción en las instalaciones de la empresa Patagonia Salmon Farming, ubicada en la Bahía de Ilque de Puerto Montt.

Se demostró que las mallas de cobre resultan más efectivas que las usuales de plástico, las que deben ser cambiadas, limpiadas y reparadas cada cuatro meses en promedio, afectando con ello el crecimiento y producción de peces.

Con una inversión superior a los US$ 3 millones, la construcción de jaulas de cobre busca darle solución a una de las principales problemáticas que afecta a la industria salmonera con las mallas de nylon: la excesiva adherencia de moluscos y algas, la formación de bacterias y el permanente ataque que efectúan los lobos marinos.

Con las jaulas de cobre se redujeron todos los índices negativos, no sólo evitando el llamado fouling, sino que -además- disminuyendo los índices de estrés en los peces, bajando notoriamente su mortalidad, mejorando en forma ostensible la oxigenación de las mallas y asegurando una producción eficiente.

La experiencia es aún más positiva si se considera el hecho de que las jaulas, luego de su vida útil de cuatro a cinco años, serán devueltas a Codelco para ser recicladas, recuperando con ello el metal y así construir mallas nuevas. Se trata de una posibilidad de gran importancia, ya que a todos los índices positivos alcanzados por el cobre en el ámbito salmonero, se suma su indiscutida capacidad competitiva frente a otros materiales.