» Acceso proveedores » Acceso trabajadores » Canales de denuncia » Transparencia activa

Transportando el ácido sulfúrico

Dentro del Plan de Descontaminación de Caletones, División El Teniente captura hoy día el 70% de sus emisiones de SO2 a la atmósfera; sin embargo, ello supone transformar esos gases en ácido sulfúrico, sustancia peligrosa que debe transportarse de la manera más segura al norte del país.

La División El Teniente extrae cobre a través del proceso de fusión, que provoca la emisión de gases a la atmósfera, entre ellos el anhídrido sulfuroso (SO2). La tecnología más difundida para minimizar estas emisiones es la transformación del SO2 en ácido sulfúrico.

COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir
Imagen foto_01192
Tecnología de punta: Las locomotoras -únicas en Chile-, de 18 metros de largo por 3 de ancho, tienen seis motores eléctricos con capacidad de tracción de 35 mil kilos.

Dentro del Plan de Descontaminación de Caletones, División El Teniente captura hoy día el 70% de sus emisiones de SO2 a la atmósfera; sin embargo, ello supone transformar esos gases en ácido sulfúrico, sustancia peligrosa que debe transportarse de la manera más segura al norte del país.


La División El Teniente extrae cobre a través del proceso de fusión, que provoca la emisión de gases a la atmósfera, entre ellos el anhídrido sulfuroso (SO2). La tecnología más difundida para minimizar estas emisiones es la transformación del SO2 en ácido sulfúrico. Afortunadamente, este ácido puede utilizarse en la misma minería para extraer cobre a través del proceso de lixiviación, método que se utiliza en las divisiones Radomiro Tomic y Chuquicamata, de Codelco, y otras empresas mineras. Por ello, el ácido sulfúrico debe trasladarse al norte del país.

 

Las plantas de limpieza de gases (PLG 1 y PLG 2) de EL Teniente capturan el 70% de los gases de SO2 de la fundición de Caletones, lo que significa producir 2.800 toneladas diarias de ácido sulfúrico. De esta forma, no se contamina la atmósfera, el suelo o los cursos de agua; sin embargo, ello supone transportar el ácido sulfúrico, que en los últimos dos años y medio sumó un millón 200 mil toneladas. En este lapso, sólo ha habido un accidente de uno de los camiones que volcó y significó el derrame de 15 litros de ácido y no de toda la carga, demostrando que los estanques de los camiones están dotados de un sistema de seguridad de punta en el ámbito del transporte de sustancias peligrosas en el país.


«El sistema de transporte ha significado altas inversiones y una preocupación de gestión permanente para asegurar que el transporte se lleve a cabo de la forma más segura a través del territorio nacional», explica Santiago Torres, gerente de Medio Ambiente.


El ácido sulfúrico que produce El Teniente se traslada en camiones hasta la estación de transferencia ubicada en Los Lirios (cerca de Rancagua), que traspasa el ácido sulfúrico desde los estanques de los camiones a los del ferrocarril. Un convoy doble (dos locomotoras y 28 vagones) conduce diariamente 2.110 toneladas de ácido y tres veces por semana se agrega un convoy simple (una locomotora y 14 vagones) con 1.055 toneladas más, que llegan hasta la estación de Barrancas, en el puerto de San Antonio. De ahí, la carga parte al norte del país por barco.