» Acceso proveedores » Acceso trabajadores » Canales de denuncia » Transparencia activa

Orquesta Sinfónica Infantil de Ventanas hizo su presentación en Quintero

COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

Imagen foto_00000001En el marco del aniversario del colegio artístico Costa Mauco de Quintero, la Orquesta Sinfónica Infantil Escolar de Ventanas tuvo su debut público, oportunidad en que los menores pudieron demostrar todo lo aprendido durante este primer año de funcionamiento.

La orquesta está compuesta por 63 niños y niñas de establecimientos municipalizados de Puchuncaví y Quintero, siendo patrocinada por Codelco Ventanas, junto al apoyo de ambos municipios y busca que los jóvenes puedan desarrollar hábitos de estudio y metodológicos, más que talentos musicales.

Mario Brignardello, director de la Orquesta señaló que "para nosotros muy importante este día, pues estamos viendo reflejado el esfuerzo diario de este grupo de niñas y niños que ensayan arduamente, de lunes a viernes, para poder dar lo mejor de sí cada día". Por su parte, Emiliano Chartier, gerente de Administración de Codelco Ventanas, dijo sentirse "muy orgulloso de poder ser gestores de este mágico encuentro entre la música, la amistad, los niños y la educación. Esperamos que esta orquesta, pueda ser el vehículo necesario para que muchos niños y niñas de ambas comunas, puedan ser capaces de llegar al convencimiento, que todo es posible en la vida. Que las metas las traza uno y si han sido capaces de hacer música con sus instrumentos, son capaces también de conseguir cualquier objetivo que se impongan como sueño".

A la ceremonia de aniversario del colegio Costa Mauco, asistieron diversas autoridades, encabezadas por el alcalde de Quintero, Mauricio Carrasco quien dijo "estar feliz de ver tocando a estos niños. Fue una idea que nos propuso Codelco y nosotros encantados, la apoyamos. Hoy comenzamos a ver los primeros frutos y estamos más que satisfechos de ellos".
Fernanda Pizarro tiene 10 años y toca el chelo. Anhela día a día que sean las cuatro de la tarde para reencontrarse con sus compañeros, profesores y amigos de otros colegios, que con instrumento en mano, dos horas al día, ensayan un sinfín de melodías de lunes a viernes. "Me siento bien al hacer música. Ser parte de una orquesta significa mucho para mí", señala emocionada.

Tras la interpretación de sus primeras tres piezas, los asistentes respondieron con un largo aplauso, cerrando una inolvidable jornada para estos menores, quienes ya se preparan para brindar un concierto abierto a la comunidad de Puchuncaví, el próximo 22 de diciembre.