La Salud, nuevo mercado para el cobre

Miércoles 19 de diciembre de 2007

Dirección de Comunicaciones.

 

Imagen foto_01
Foto 1: Jeff Gabbay y Carmen Tardito de Codelco 
Foto 2: J. Gabbay y Jürgen Leibbrandt
Foto 3: productos realizados con fibra de cobre

“El cobre es el único elemento efectivo para combatir bacterias, virus y hongos. El cobre es salud”, señaló hoy Jeffrey Gabbay, gerente general de la empresa Cupron, que desarrolla aplicaciones de fibra de cobre en distintos productos con el objeto de aprovechar el atributo anti-microbiano del metal rojo.


Gabbay participó hoy en un desayuno con la prensa, cuyo objetivo fue analizar las potencialidades de mercado que ofrece la cualidad bactericida del metal rojo. 

Si bien el 60% del uso del cobre se relaciona con aplicaciones de conducción eléctrica, la propiedad bactericida presenta grandes oportunidades de desarrollo de mercados para el metal. Jürgen Leibbrandt, Gerente Corporativo de Desarrollo de Mercados de Codelco señaló que en tanto productores de cobre “debemos mostrar esta propiedad bactericida y las oportunidades de negocio. Hay mucho por desarrollar y vemos mucho potencial en el campo de la salud pública. 

El cobre podría ayudar a mejorar una crisis de salud extendida en todo el mundo, producida principalmente por el inaceptable número de pacientes que mueren o sufren de heridas perennes a causa de infecciones contraídas en hospitales. Por lo bajo, de los 2.millones de pacientes que contraen infecciones, cien mil mueren en hospitales norteamericanos cada año como resultado de esas afecciones y se gasta cerca de 5 billones de dólares por concepto de enfermedades e infecciones intrahospitalarias. 

Codelco, a través de la ICA (International Copper Association) promueve el uso del cobre y para ello realiza estudios e investigaciones que defiendan y apoyen las diversas aplicaciones. Es así que en el último tiempo ha realizado investigaciones y estudios que demuestran la efectividad del cobre como bactericida obteniendo excelentes resultados, especialmente si se compara con otros metales como acero inoxidable. “El foco de la ICA es promover el uso de superficies de contacto de cobre en hospitales, para luego pasar a aplicaciones en áreas públicas” (transporte, mobiliario urbano, etc.) explicó Leibbrandt. 

Actualmente ICA realiza pruebas de la efectividad del cobre en hospitales en Estados Unidos, Alemania y Japón. El ejecutivo de Codelco anunció que también se realizarán en Chile, más específicamente en el Hospital del Cobre de Calama. 

En términos de costos, la utilización de cobre en vez de acero inoxidable es similar, aunque la falta de volumen de manufactura actualmente lo encarece. Sin embargo, “hay problemas culturales que vencer”, dijo Lleibbrandt, pues el plateado se asocia más a limpieza que el rojizo. 

Por su parte, Gabbay, explicó que el óxido de cobre, un poderoso agente antimicrobiano que se está utilizando en los más diversos tipos de vestimentas para frenar la propagación de ácaros, bacterias y hongos. Investigaciones y estudios realizados por la propia compañía, y ratificados por la comunidad científica y médica, acreditan y respaldan la efectividad anti-microbiana. Además, explicó el empresario, las cualidades del cobre no se pierden con el lavado de la fibra. 

El óxido de cobre usado por Cupron es molido hasta alcanzar un micrón de diámetro. Las telas y otros materiales impregnados con el óxido muestran un color cobrizo muy pálido. El óxido no cambia la textura de las telas- se mantienen suaves. 

La compañía planea además otros desarrollos como guantes de látex impregnados para personal que opera en salas; y considera viable otras aplicaciones como en ropa interior tratada, impregnar las cerdas de los cepillos de dientes, pañales para evitar la alergia del pañal; filtros para las máquinas que bombean sangre durante intervenciones quirúrgicas al corazón y filtros para sistemas de ventilación en aviones y construcciones donde el aire cargado con gérmenes y virus es reciclado; Ropa de cama especial para poblaciones alérgicas; y otras aplicaciones a plástico sólido, por ejemplo para manillas de los carros de supermercado. 

Ayuda para los diabéticos
Las aplicaciones de óxido de cobre resultan además una gran ayuda a los pacientes diabéticos, que presentan dificultades de cicatrización. Es así que la fabricación de calcetines que contengan óxido de cobre se convierten en un apoyo a los millones de diabéticos tipo 2 (130 millones en el mundo) que pueden desarrollar infecciones en los pies, las cuales si no son tratadas apropiadamente pueden tener graves consecuencias. Este tipo de aplicaciones también son interesantes para la industria del deporte (prevenir el pie de atleta) y otros nichos (para militares en combate con el fin de evitar el “pie de trinchera”). 

Además, se sabe que entre el 15 –20% de la población sufre de “tinea pedis”. Aunque esta infección provocada por hongos no es usualmente peligrosa, puede causar molestias, ser resistente a ciertos tratamientos y esparcirse a otras partes del cuerpo e incluso a otras personas. Los pies afectados pueden ser infectados secundariamente por bacterias. 

Finalmente, los guantes de trabajo con óxido de cobre usados por aquellos que preparan comidas comercialmente podrían ayudar a controlar la propagación de patógenos dañinos. Los guantes podrían ser reforzados con fibras de metal que previenen cortes a quienes utilizan cuchillos filosos, tales como los trabajadores de mataderos.

Noticias por Operación

Archivo histórico

Noticias