Prensa

  • Plan de acción Coronavirus
  • » Proveedores » Trabajadores/as » Canales de denuncia » Transparencia activa

    La fuerza de mujer que impulsa la transformación de Chuquicamata

    Tres integrantes de la división, que se desempeñan en distintas unidades de negocio, comparten sus visiones y experiencias sobre la contribución femenina necesaria para la transformación en la minería. Ellas, que han debido derribar mitos y abrirse espacios para desarrollarse en esta industria, han ido identificando de qué manera aportar e impulsar el proceso de cambio.

    Martes 27 de octubre de 2020
    COMPARTIR
    • Linkedin
    • Facebook
    • Twitter
    Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

    Margarita Echeverría, operador mina AB de la Mina Subterránea
    "Al principio, pensaba que no iba a poder, pero ahora sé que sí y he ido ganando confianza, porque hay oportunidades para la gente joven y las mujeres. Me he dado cuenta de que somos buenas líderes, un requisito imprescindible para la transformación. Nos enfocamos en los objetivos, somos ordenadas y, con motivación, obtenemos los resultados deseados y lo que espera la gerencia de cada una de nosotras.

     

    Valentina Pavez, jefa general de turno de la Gerencia Fundición
    "El rol de la mujer en la minería es fundamental para el desarrollo de un paradigma de cambio y más para la transformación de la división. Ayuda tener un ambiente diverso, un equipo con personas de distinto género, porque actuamos distinto al resolver problemas y comunicarnos, elementos primordiales para el desarrollo del proceso de cambio en el que estamos. Trabajo codo a codo con los mineros y estoy agradecida de todo lo que ellos me han enseñado. En un inicio, pensé que sería mucho más complicado, pero vivo una experiencia muy positiva".

     

    Karen Orellana, ingeniera de operaciones de las Plantas de Ácido de Fundición
    "Las mujeres tenemos las mismas capacidades de liderazgo y hemos cumplido las expectativas que tenían de nosotras. El poder femenino puede lograr las mismas cosas que las contrataciones masculinas y eso es lo que se requiere para la transformación, que cada una y cada uno aporte positivamente al trabajo. También la gente está más accesible a aceptar jefaturas femeninas. Chuqui se está transformando y el país también, y una debe unirse a estos cambios y aportar para, entre todos, cumplir con las metas".