Prensa

  • Plan de acción Coronavirus
  • » Proveedores » Trabajadores/as » Canales de denuncia » Transparencia activa

    Centro Integrado de Operaciones (CIO) es el nuevo cerebro de Chuquicamata

    Un espacio virtual donde se integran, comparten y desafían todas las operaciones desde la mina hasta la flotación y, pronto, la refinería y la fundición, para capturar el mayor valor del negocio.

    COMPARTIR
    • Linkedin
    • Facebook
    • Twitter
    Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

    Imagen foto_00000001

    El Centro Integrado de Operaciones (CIO) de División Chuquicamata fortaleció la comunicación entre los equipos operativos de este centro de trabajo y abrió una mirada integral y sistémica del negocio, mostrando buenos resultados en la producción divisional.

    Al interior de la División Ministro Hales (a 10 kilómetros de Calama) se emplaza el CIO de Chuquicamata. Desde ese lugar se comandan las operaciones de la mina rajo; el chancado primario, secundario y terciario, además de las plantas de molienda convencional y el SAG de la concentradora. Un lugar con tecnología de punta y de gran relevancia para el negocio.

    "En el CIO de Chuquicamata logramos integrar las operaciones del área mina y la concentradora, lo que ha permitido mejorar la coordinación entre las plantas, optimizar los procesos y aumentar la producción", manifiesta el ingeniero senior de Automatización, Mario Berna.

    El jefe de Control de Procesos de la Planta A-2, Brayan Torres, enfatiza que las comunicaciones son más efectivas. "Podemos brindarles más apoyo a nuestros jefes en terreno en la concentradora. Mirando los monitores y conversando con los compañeros, tenemos al momento la información, tomando decisiones más rápidamente".

    A nivel productivo también se notan las diferencias. El jefe de procesos, Manuel Ángel, quien maneja la planta de Molienda Convencional de la Gerencia Concentradora, puntualiza que "antiguamente teníamos un tratamiento de un 2,1 toneladas por minuto, ahora hemos avanzamos a 2,4 toneladas, y queremos llegar a 4,5 toneladas. El desafío es grande y hay que cumplirlo. Estamos para eso, para impulsar el negocio de Chuquicamata".

    Más automatización para la mina subterránea

    Con un equipo convencido de que el camino para la transformación de Chuquicamata es la automatización de los procesos, el CIO también albergó las operaciones de la mina subterránea.

    En la operación bajo tierra se desprenden dos líneas de trabajo: propiciar el mejor manejo de materiales, asegurando que la concentradora siempre esté completa para optimizar su rendimiento, y la operación remota de equipos. Para esto último, en una sala del CIO están emplazados los sillones con los controles que operarán los equipos LHD de la mina subterránea, a la espera de terminar el proceso de la capacitación de sus futuros operadores.

    "Desafiar, integrar y compartir la información entre todos es nuestra principal labor. Informar a las áreas operativas y traernos a los mejores operadores, para lograr nuestra aspiración e ir más allá", destaca el director del CIO, Ricardo Marabolí.

    Este centro monitorea, en tiempo real, todas las operaciones de la división, desde la mina hasta el proceso de flotación. Hoy está en marcha el proceso de integración de la refinería y la fundición. De este modo, el Centro Integrado de Operaciones se transforma en el lugar donde se fortalece el trabajo en equipo, deja atrás los silos y permite tener una visión global de Chuquicamata.

    Codelco