Sergio Fuentes: nuevo gerente del proyecto Mina Chuquicamata Subterránea

Inicio Arrow Prensa Arrow 2007 Arrow Sergio Fuentes: nuevo gerente del proyecto Mina Chuquicamata Subterránea

Sergio Fuentes: nuevo gerente del proyecto Mina Chuquicamata Subterránea

Dirección de Comunicaciones   A mediados de julio asumió el nuevo gerente de Chuquicamata Subterránea, Sergio Fuentes, que lidera la ejecución del ‘megaproyecto’ que prolongará el futuro de Codelco Norte.

 

Fuentes es Ingeniero Civil en Minas de la Universidad de Chile, con un Master en Ciencias de la Universidad de Queen’s (Canadá). Se trata de un profesional conocido en la Corporación y en la industria minera: luego de una ascendente carrera de 10 años en División Salvador (se retiró como Superintendente de Minas), ocupó diversos cargos gerenciales en Metálica Consultores S.A., hasta que Codelco lo invitó a incorporarse a la Vicepresidencia Corporativa de Proyectos para liderar la ejecución de ‘Chuqui Subterránea’, emprendimiento próximo a iniciar su etapa de ingeniería conceptual.

 

Para abordar la minería subterránea, Codelco cuenta además con Fidel Baez, Gerente Corporativo de Minería Subterránea que vela por el tema en las distintas divisiones.

“En ninguna parte del mundo se ha construido de una vez, partiendo desde cero, una mina subterránea de 120 mil toneladas por día (tpd). Es un proyecto de gran magnitud, con un volumen comparable a la producción actual de El Teniente”, reflexiona Sergio Fuentes Sepúlveda, nuevo gerente del proyecto Mina Chuquicamata Subterránea. Y agrega: “Estamos ante un desafío enorme y auspicioso”.

 

El proyecto abre a Codelco y a la producción cuprífera nacional: un horizonte de, por lo menos, 50 años más. “El yacimiento tiene recursos gigantescos. Los planes mineros -a nivel de ingeniería de perfil- señalan reservas cercanas a 1.200 millones de toneladas, con una ley de cobre de 0,75% y con niveles muy interesantes de molibdeno Y eso sólo hasta la cota 1.400 metros sobre el nivel del mar (msnm)”. Fuentes informa que el cuerpo mineralizado ha sido modelado hasta la cota 1.200 msnm, de modo que quedan aún 200 metros más de columna por modelar y la información disponible indica que “el mineral sigue ‘colgado’”, es decir, tiene continuidad en profundidad.

 

El proyecto Chuqui subterráneo está en etapa de prefactibilidad, por lo tanto,no se ha tomado aún la decisión de inversión y no corresponde tampoco hablar en este momento de montos de inversión asociados al proyecto.

En sus casi 100 años de historia, el rajo de Chuquicamata ha entregado reservas por 2.650 millones de toneladas. El antecedente permite dimensionar lo que son los 1.200 millones de toneladas de que habla la ingeniería de perfil.

 

- ¿Para cuándo está contemplada la entrada en operación de este proyecto?


- Lo deseable es que la mina subterránea esté en condiciones de producir lo antes posible, de manera que exista como contingencia ante una estrechez productiva del rajo, y su natural y creciente disminución de flexibilidad a medida que se acerca a su pit final. El objetivo es que esta operación pueda generar su primera piedra entre los años 2016 y 2018. Todo dependerá de cómo desarrollemos nuestros estudios de ingeniería y de que generemos los antecedentes necesarios para llegar a la decisión final de inversión, ya que se trata de un proyecto estratégico para el futuro y la competitividad de Codelco. Es la mejor manera de asegurar la continuidad operativa de un yacimiento que es tremendamente rico y al que, hasta el momento, a pesar de haberlo explotado de manera eficiente por 100 años, le hemos sacado sólo una porción de sus recursos.

 

Gran desafío


“El proyecto Mina Chuquicamata Subterránea es un gran desafío. Y no sólo para Codelco, sino también para los profesionales chilenos y para las empresas que prestan servicios. Si pensamos que en esa misma época seguramente se estarán desarrollando otros proyectos estructurales de la Corporación, como el Nuevo Nivel Mina de El Teniente, la nueva fase de Andina y probablemente la Mina Ministro Hales, entre otros, el nivel de demanda de servicios de ingeniería, de construcción, de suministros, de abastecimiento, va a ser gigantesco en las próximas dos décadas”.