» Acceso proveedores » Acceso trabajadores » Canales de denuncia » Transparencia activa

El embalse Carén y el beneficio de sus aguas claras

El embalse Carén y su impacto en el entorno, prueban que la extracción minera, cuando considera el cuidado del medio ambiente, no sólo no es antagónica con él, sino que puede ser muy positiva.

COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

Imagen foto_01448
La División El Teniente muestra con satisfacción los resultados del esfuerzo de esta gran obra de ingeniería hecha para depositar con seguridad los relaves de la mina. Desde los inicios de la explotación del yacimiento El Teniente, en 1905, se vió la necesidad de depositar en embalses seguros los materiales descartados de la extracción cuprífera. Grandes dificultades geográficas, de orografía y relieve, fueron superadas para conducir, por medio de canoas, la masa de relave hacia dichos grandes tranques artificiales. En la actualidad y desde 1987, el embalse Carén es el depositario de los relaves de El Teniente. Fue construido aquí aprovechando las características de la hoya hidrográfica del estero Carén, en la provincia de Melipilla.

Imagen foto_01

Desde la planta concentradora de Colón hasta el valle del estero Carén, la c onducción del relave se efectuó con las tecnologías, diseños y materiales más avanzados, a través de cascadas, sifones, túneles, puentes y otras obras de ingeniería, hasta su punto de destino, el embalse. Son 87 kilómetros, en los que, gracias al ingenio de nuestros técnicos e infraestructura, no se derrama un solo gramo de material de relave. La canalización del relave desde Colón a Carén ha exigido de muchos estudios y grandes obras, como el túnel Carén de 10 km de longitud, y el sifón que posibilita sortear el río Cachapoal. Este en un futuro cercano se planea reemplazar por un puente, que dará todavía mayor seguridad y eficiencia Un sistema de evacuación de las aguas del embalse, incluyendo una torre de hormigón empotrada en la ladera del cerro, túnel y canal de descarga, permite controlar el vaciado de las aguas hacia el estero Carén. Estas aguas que se separan del relave son denominadas Aguas Claras.