Operaciones

» Acceso proveedores » Acceso trabajadores » Canales de denuncia » Transparencia activa

Chuquicamata realizó última tronadura en el fondo del rajo y marca un nuevo hito en la transformación de toda la división

Hasta mediados del 2020 seguirán las tronaduras y extracción en la fase 49, último sector extractivo, para luego dar paso a la explotación subterránea.

Martes 11 de septiembre de 2018
COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

Imagen foto_00000002

El domingo 9 de septiembre de 2018 quedará marcado en la historia de todas y todos los que, de una u otra forma, han sido parte de los 103 años de existencia de Chuquicamata. Esto porque se vivió la última tronadura del fondo del rajo mina, un nuevo hito en la transformación que vive la división y que le permitirá seguir aportando recursos al Estado.

“Este hito implica, que desde ahora en adelante las tronaduras se realizarán solamente en la Fase 49, que corresponde a la última fase del rajo” explicó el superintendente (i) de Perforación y Tronadura, Sergio Segovia, quien agregó que dada la profundidad del fondo mina, “éste se acerca a las labores subterráneas y de acuerdo a lo planificado ya no se harán otras detonaciones en ese sector deteniendo así la profundización”.

Antes de la cuenta regresiva para el tiro se dieron a conocer algunos hitos relevantes, como por ejemplo, que el polvorazo más grande realizado fue en octubre del año 1985, donde se removieron dos millones y medio de toneladas de material.

Transformación en marcha

En 103 años de historia Chuquicamata vive el proceso de transformación que no sólo involucra el cambio en el método extractivo, sino que también una nueva forma de ver el futuro y en cómo se hacen las cosas. 

El rajo mantendrá su movimiento, pero sólo se trabajará la fase 49, donde paulatinamente irá disminuyendo la cantidad de tronaduras hasta mediados del 2020 cuando está proyectado que detone el último tiro en el rajo. 

“La cantidad de tronaduras se irán reduciendo. Actualmente, se realizan 20 días al mes, lo que se mantendrá hasta el primer semestre del año 2019 y desde allí, probablemente se reduzca tal vez a unos 10 o 15 días al mes”, explicó Sergio Segovia. 

De esta forma el equipo de trabajo de Chuquicamata avanza en su proceso de transformación, marcando hitos en su historia para recuperar su competitividad y prolongar su vida por más de 40 años. 

Imagen foto_00000001