Codelco: el mejor negocio de todos los chilenos

Lunes 14 de abril de 2003

En los últimos años Codelco se ha validado como la empresa líder de la industria del cobre del mundo. No sólo es el mayor productor, sino uno de los de más bajos costos y el más rentable. Así lo reconoce el mercado:

Codelco ha mejorado continuamente su estructura de costos y con un costo caja promedio de 41,1 centavos por libra de cobre producido, hacia fines del año fiscal 2002, se ubica a nivel mundial entre los productores de más bajos costos.


Los principales factores que explican estos menores costos son: mayor nivel de producción de cobre, planes mineros optimizados y más flexibles, la incorporación de nuevas instalaciones de extracción por solventes de bajos costos, reducción de mano de obra y mejoramientos de eficiencia productiva.


Esta es la opinión sobre Codelco de Standard&Poor's, una de las clasificadoras de riesgo más influyentes del mundo.


Esta es una apreciación que enorgullece a todos los que trabajamos en Codelco y que quisiéramos compartieran todos los chilenos.


Junto a Río Tinto somos las únicas empresas que hemos creado valor dentro de la industria en la última década. Codelco ha duplicado su valor en los últimos ocho años.


El costo neto a cátodo de la Corporación disminuyó en alrededor de 20 centavos de dólar por libra de cobre fino en el período en cuestión. Ello es consecuencia de un esfuerzo de gestión e inversión que se tradujo en aumentos de producción de bajo costo e incrementos de la productividad de los trabajadores e instalaciones y equipos. La productividad de la mano de obra casi se duplicó y la producción creció en una cifra cercana a las 500.000 mil toneladas finas.


Produjimos más con menos trabajadores mejor calificados y utilizando mejor el capital invertido. Fuimos pioneros en innovación, desarrollo y adaptación tecnológica y nos hicimos cargo de nuestros pasivos ambientales.


Reforzamos nuestra base de recursos. Entre 1992 y la fecha le agregamos 10 millones de TM de cobre fino contenido a los recursos corporativos de Codelco, sin contar el reconocimiento ni los hallazgos en el ámbito de las Divisiones. Y lo hicimos a un costo por libra de cobre descubierto equivalente a un quinto del costo promedio del mercado.


Invertimos, entre 1994 y 2002, US$ 560 millones al año en equipamiento, plantas industriales y apertura o ampliación de minas y, simultáneamente, transferimos US$ 759 millones al año al Fisco. Financiamos el grueso de la inversión con ventas de activos prescindibles y fondos de generación interna. Cumplimos así nuestro compromiso de transferir todas las utilidades al Fisco, sin sacrificar crecimiento y sin endeudarnos significativamente. Somos una de las empresas de menor endeudamiento y de mayor fortaleza financiera de la industria. Somos una de las dos empresas mineras con mejor clasificación de riesgo en el mundo.


Lograr estos resultados no ha sido tarea fácil. Ha demandado claridad y unidad de propósitos, dedicación, perseverancia y un gran esfuerzo colectivo, en el que trabajadores, supervisores y administración, hemos sido capaces, por encima de nuestras diferencias y responsabilidades específicas, de construir confianza y sumar fuerzas tras objetivos comunes. Hemos demostrado que, con visión de futuro, poniendo por delante el Bien Común, y haciendo las cosas bien, Codelco ES EL MEJOR NEGOCIO DE TODOS LOS CHILENOS.


CODELCO: PRODUCIENDO FUTURO


El Cobre y CODELCO seguirán siendo, por mucho tiempo, importantes fuentes de creación de valor para Chile y los chilenos.


Creemos en el cobre y somos optimistas con respecto a su futuro. El cobre es un material esencial para la vida y para el desarrollo de las industrias líderes del siglo XXI..


En los últimos años, la intensidad de uso del cobre ha aumentado, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. El consumo en los países emergentes ha crecido en forma sostenida pero aún queda un gran potencial de demanda por cubrir.


El consumo de cobre aumenta con el desarrollo pero el cobre también genera desarrollo.


La buena nueva es que Codelco es la empresa en la industria que está en mejor posición para captar el potencial de negocios que nos promete el cobre.


Somos dueños de las mayores y mejores reservas y recursos del mundo. Tenemos reservas identificadas para más de 60 años de producción y recursos para cerca de 100 años.


Codelco Norte es en realidad un solo gran yacimiento con la mayor concentración de cobre del mundo. En una superficie de tan sólo 750 kilómetros cuadrados hemos identificado recursos mineros por más de 16 mil millones de toneladas, con una ley media de 0,51%. De estos recursos, sólo aproximadamente el 16% se encuentran incorporados como reservas en nuestros planes de largo plazo vigentes, lo que da cuenta del enorme potencial de valor y desarrollo aún por realizar.


Andina y Teniente contienen también cuantiosas reservas de cobre. Si a ello sumamos los descubrimientos corporativos a que ya hicimos mención, queda una vez más de manifiesto la importancia estratégica del cobre y de Codelco para Chile y los chilenos.


Uno de nuestros grandes desafíos como país es captar parte importante de los beneficios extraordinarios que genera la explotación del cobre - recurso natural no renovable - y transformarlos en capacidad permanente de generación de ingresos, invirtiéndolos en educación, tecnología y capacidad empresarial. Codelco es el instrumento a través del cuál el país capta la mayor parte de ese beneficio.


Es este desafío país el que nos convoca a concentrar nuestros mejores esfuerzos para aprovechar al máximo el inmenso potencial de negocios que puede generarse a partir de los cuantiosos recursos mineros, el conocimiento, la experiencia y personal calificado y las instalaciones y equipos con que cuenta la empresa.


Este es el desafío que recogimos en el Proyecto Común de Empresa y que nos motivó, a trabajadores, supervisores y administración, a comprometernos a duplicar el valor de Codelco en el período 2001-2006 y, simultáneamente, a transferir excedentes crecientes al Estado, alcanzando los US$ 1.200 millones anuales en los años 2004 al 2006.


Es en función de este desafío país que estamos invirtiendo masivamente en formación y capacitación de nuestros trabajadores e impulsando un ambicioso plan de desarrollo de ejecutivos. Queremos dotar a Codelco de ejecutivos y trabajadores excelentes, capaces de transformarla en una de las mejores empresas del mundo.


Es en función de este desafío que estamos invirtiendo en biotecnología, minería subterránea, gestión del conocimiento, automatización de procesos , promoción y desarrollo de nuevos mercados y uso del cobre y en fortalecer nuestra cartera de nuevos proyectos mineros. Estamos invirtiendo para que Codelco continúe siendo, por muchas décadas, EL MEJOR NEGOCIO DE TODOS LOS CHILENOS.


Las metas que nos hemos puesto para el año 2006 son importantes, pero nuestra mirada se proyecta mucho más allá. Estamos trabajando para producir futuro. CUIDAR CODELCO ES CUIDAR EL FUTURO DE CHILE


EL AÑO 2002: LA PLATAFORMA HACIA EL FUTURO


En el año 2001 construimos y concordamos el Proyecto Común de Empresa e identificamos los requerimientos de inversión y financiamiento, desarrollo humano y mejoras de gestión que era necesario satisfacer para asegurar su éxito. También nos interrogamos acerca de cómo deberíamos organizarnos para facilitar la tarea y propusimos una nueva estructura. Durante el año 2002 pasamos del diagnóstico y la reflexión a la acción y desatamos un profundo y vasto proceso de cambio.


Para duplicar el valor de Codelco necesitábamos optimizar la explotación de nuestra base de recursos mineros y de nuestras instalaciones y equipos, aprovechar al máximo la creatividad, iniciativa, experiencia, conocimientos y profesionalismo de nuestros ejecutivos y trabajadores e invertir eficientemente en aumentar la producción de bajo costo. Teníamos que aprovechar el gran potencial de sinergias que significa que todas nuestras minas e instalaciones industriales y las cuantiosas reservas y recursos mineros de que disponemos se encuentran concentradas en pocos polos de desarrollo, todos ellos dentro de Chile. La opción fue Codelco una sola empresa y el modo Codelco de hacer las cosas.


El concepto de Codelco una sola empresa se manifiesta, entre otros elementos, en: valores comunes que privilegian el respeto y la dignidad de las personas; un estilo de gestión participativo y que persigue el perfeccionamiento continuo; el desarrollo de un equipo Codelco comprometido y de excelencia, un nuevo modelo de negocios que enfatiza la creación de valor a partir de optimizar la explotación de nuestros recursos mineros y la creación de demanda; y un adecuado balance entre descentralización, aprovechamiento de sinergias y transferencia de mejores prácticas. La nueva organización busca impulsar y facilitar el Codelco una sola empresa y asegurar que las decisiones estratégicas, los negocios principales, las plataformas de apoyo y los procesos sean coherentes con el proyecto de largo plazo y con la misión de maximizar la creación de valor para todos los chilenos.


Deseo destacar, por su enorme trascendencia, la fusión de la Divisiones Chuquicamata y Radomiro Tomic, que dio nacimiento a la nueva División Codelco Norte. Esta fusión permite administrar la totalidad de los recursos mineros y de los equipos e instalaciones existentes en el Norte buscando optimizar su capacidad de crear valor y generación de excedentes. Por ejemplo, permite constituir centros de procesamiento para tratar material proveniente de diferentes minas, facilitando maximizar la rentabilidad de dichas instalaciones. El resultado debiera ser una combinación de menores costos de producción y menor inversión.


Otra iniciativa de gran trascendencia fue la creación de Servicios Compartidos, cuyo objetivo es aprovechar las economías de escala que pueden obtenerse vía una administración centralizada de los servicios de Abastecimiento, Contabilidad y Contraloría y Tecnología de la Información y Telecomunicaciones. Los ahorros estimados ascienden, en valor presente, a aproximadamente US$ 600 millones a obtenerse luego de un período de tres años.


En el ámbito de los recursos humanos, durante el año avanzamos hacia un modelo corporativo de competencias, desarrollo de carrera y formación continua, sin perjuicio de la puesta en marcha del proyecto de desarrollo del cuerpo ejecutivo, al que ya hice mención. La meta final es contar, a todo nivel, con un equipo humano de excelencia, comprometido con la empresa y su futuro, capaz de transformarla en una de las mejores empresas del mundo.


Cambios de la magnitud de los emprendidos en Codelco en el último año generan, necesariamente, resistencias, incertidumbre y tensiones. La puesta en práctica de Codelco una sola empresa, del nuevo modelo de negocios, de la nueva organización modificaron las relaciones de poder, las prácticas de trabajo, los incentivos y las dotaciones. Fruto de las tensiones que estos procesos de cambio conllevan tuvimos que lamentar la pérdida de valiosos colaboradores.


La nueva organización y los servicios compartidos también fueron causa de tensión con nuestros aliados en el Proyecto Común de Empresa. A ello se agregan las fuertes diferencias producidas a raíz de las negociaciones relativas al traslado del campamento de Chuquicamata a la ciudad de Calama.


Algunos apostaron a que no íbamos a ser capaces de superar estas diferencias e incluso vaticinaron el fracaso del Proyecto Común de Empresa. Se equivocaron. No fue fácil, las negociaciones fueron complejas, pero, en definitiva, fuimos capaces de poner por delante el bien común y construir un acuerdo satisfactorio para las partes. Una vez más primó el espíritu de la Alianza Estratégica.


Frente a las dificultades y resistencias que genera el cambio podríamos haber elegido el camino fácil y haber cedido a las presiones, pero ello hubiere significado renunciar al compromiso ético de aprovechar todas las posibilidades de crear valor y generar mayores excedentes para todos los chilenos.


Las grandes transformaciones que requeríamos para poder cumplir los compromisos que hemos contraído están instaladas y bien asentadas. Ahora tenemos que utilizarlas para transformar en mayor valor y excedentes las diversas iniciativas de mejoramiento de gestión y desarrollo que hemos identificado y tenemos en proceso. Esa es la tarea principal del año 2003 y a ella estamos abocados con toda nuestras capacidades.


Hoy contamos con la plataforma que nos permite aprovechar al máximo el potencial de Codelco. Cumplir los compromisos que hemos hecho depende de nosotros y del apoyo que nos brinden todos los chilenos.


2002: UNA COYUNTURA DIFICIL, SORTEADA CON ÉXITO


El año 2002 fue difícil para Codelco y para todos los productores de la industria. Por segundo año consecutivo enfrentamos un mercado deprimido y precios en sus mínimos históricos. Desgraciadamente, la economía mundial y el consumo de cobre no se recuperaron con el vigor que se esperaba y el precio promedio fue, durante el año, ligeramente inferior al del 2001.


A pesar de lo anterior, generamos utilidades antes de impuesto por US$ 369 millones, menores en US$ 43 millones a las del año anterior. Sin embargo, las utilidades provenientes de la operación alcanzaron a US$ 543 millones, superando ligeramente a las del año anterior. Y ello a pesar de una menor producción y despacho.


Desde 1998 a la fecha el precio del cobre ha venido cayendo hasta alcanzar su mínimo histórico el año pasado. La consecuencia obvia es que los excedentes de Codelco y de todas las empresas de la industria han disminuido en forma significativa. No hay que perder de vista que el precio del cobre es volátil y está determinado, en gran medida, por el comportamiento de la producción industrial en los países industriales y China.


A pesar de que el precio es una variable sobre la que Codelco no tiene mayor control, no nos hemos cruzado de brazos. Hemos llamado la atención de la industria sobre la necesidad de no seguir produciendo para acumular inventarios en las Bolsas de Metales y de ser más conservadores y exigentes para evaluar los incrementos de la capacidad de producción.


Pero, estamos conscientes que el menor excedente se debe también a un aumento en los costos de producción, aumento que no podremos revertir en el 2003. Si bien esta situación se explica por razones circunstanciales, estamos empeñados en tomar hoy todas las medidas necesarias para reducir el costo neto a cátodos entre US$ 4 centavos y US$ 5 centavos por libra de cobre a partir del 2004. Sólo así podremos cumplir con el compromiso de transferir excedentes por US$ 1.200 millones en dicho año.


NO PRODUZCAMOS PARA ACUMULAR INVENTARIOS EN LAS BOLSAS DE METALES


Frente a la difícil coyuntura del mercado internacional promovimos una política de contención o estabilización de inventarios. Coincidimos con otros productores en que no era racional producir para seguir incrementando los ya excesivos volúmenes de inventarios acumulados en las Bolsas de Metales.


A fines del año 2001 anunciamos que reduciríamos nuestra producción programada para el año 2002 en 106.000 toneladas de cobre fino, compromiso que cumplimos. La menor producción significó costos unitarios más altos, pero que fueron compensados con creces por el mayor precio consecuencia de una menor oferta mundial inferior en 600.000 toneladas a la originalmente proyectada. También otros redujeron su producción.


La debilidad de la recuperación económica en el 2002 y la gran incertidumbre respecto del futuro , nos llevó a insistir en el planteamiento anterior. Consistente con nuestro objetivo de maximizar valor, y dada la decisión de revisar a la baja el precio de mediano y largo plazo con que evaluamos nuestras decisiones de negocios, optamos por construir un stock regulador en vez de reducir producción.. En ese entendido, el Directorio decidió, en noviembre del 2002, destinar 200.000 toneladas de cobre fino de nuestra producción del año 2003 a establecer dicho stock estabilizador. A esta iniciativa se sumaron otros productores, vía nuevos recortes de producción o anuncios de acumulación de inventarios, lo que debiera traducirse en una menor oferta efectiva de alrededor de 500.000 toneladas durante el 2003 respecto de la originalmente programada. Los analistas especializados esperan que, como consecuencia de esta menor oferta, el precio promedio del cobre sea superior en alrededor de US$ 7 centavos por libra al del año anterior. Cabe consignar que cada centavo de mayor precio se traduce en un mayor ingreso de US$ 35 millones al año para Codelco.


Junto con promover una política de estabilización de inventarios, reforzamos nuestra participación y apoyo a la International Copper Association (ICA) y asumimos la presidencia del Directorio. En esa investidura hemos impulsado una revisión de la organización y sus equipos y del plan estratégico de mediano plazo. El objetivo es transformar la ICA en una organización global, altamente eficiente y capaz de formular y poner en práctica programas e iniciativas para defender y promover agresivamente el uso del cobre e incentivar el desarrollo de nuevos usos.


El 31 de marzo de presente año se reunió, por primera vez en Chile, el Comité Ejecutivo de la institución y aprobó la propuesta de un nuevo plan estratégico que tiene como meta lograr que en el año 2006 se consuman 800.000 toneladas más de cobre que lo que hubiere ocurrido sin el mayor esfuerzo de defensa y promoción de mercados que postula el plan. Para financiar esta mayor actividad se acordó aumentar gradualmente el presupuesto de la ICA de US$ 32 millones en el 2002 a US$ 40 millones en el 2006.


INVERSIONES Y DESARROLLO


El desarrollo de proyectos mineros de bajos costos y elevada rentabilidad, con su consecuente incremento productivo, es otra de las palancas claves para crear valor y cumplir nuestras metas. Durante el año 2002 invertimos US$ 862 millones, el nivel más alto desde 1997. Entre los proyectos en ejecución destacan:


Continuación de la ejecución del Plan de Desarrollo Teniente, que permitirá que esta división alcance una producción anual de 480 mil toneladas finas y cuya puesta en marcha está prevista para este año. Optimización de las plantas concentradoras, aumento de competitividad de la fundición, cambio tecnológico de la refinación electrolítica, explotación de recursos de la extensión norte mina sur y los estudios de integración para explotar recursos lixiviables adicionales disponibles en el distrito, en la División Codelco Norte. Cambio tecnológico y ampliación de la fundición de Potrerillos. Aumento de la producción de concentrados de la División Andina, en el equivalente a 20 mil toneladas finas por año.


Estimamos en alrededor de US$ 6.000 millones el total de inversión que podría autorizarse en el período 2001-2006. De ese total, del orden de US$ 2.700 millones se encontrarán en operación o en construcción a fines del 2003.


Esta cartera incluye expansiones de producción en proyectos de bajos costos y elevada rentabilidad, desarrollo de minas, exploraciones geológicas, innovaciones y desarrollo de tecnología, mejoramientos ambientales y mejoras de gestión. También contempla posibles negocios con terceros: la Fundición y Refinería de Mejillones y el Proyecto Gaby.


Para financiar parte de esta inversión y aprovechar las bajas tasas de interés, colocamos bonos de largo plazo por US$ 164 millones y US$ 435 millones en los mercados de capitales domésticos e internacionales, respectivamente. En ambos casos, la demanda por los bonos de la empresa superó con creces los requerimientos, obteniéndose condiciones de excepción.


En el ámbito de los negocios tecnológicos, Alliance Copper Ltd., sociedad entre Codelco y BHP Billiton, aprobó e inició el desarrollo del proyecto de construcción de una planta prototipo comercial de biolixiviación de concentrados de cobre en Chuquicamata, con una inversión de US$ 56 millones. La planta tendrá una capacidad aproximada de 20 mil toneladas por año.


Junto a la empresa japonesa Nippon Mining & Metals Co.Ltd., constituimos BioSigma S.A. El objetivo de la nueva empresa es el desarrollo de conocimientos en disciplinas de genómica, proteómica y bioinformática de microorganismos para la minería, y la creación de oportunidades de negocios a través de sus aplicaciones industriales en biominería.


Con satisfacción puedo señalar que durante el 2002 avanzamos significativamente hacia la meta de lograr la certificación ISO 14.001 de todas nuestras operaciones, incluida la Casa Matriz. A la fecha ya han obtenido certificaciones internacionales de su Sistema de Gestión Ambiental la ex División Radomiro Tomic y la División Andina; han recibido recomendación para certificación la ex División Chuquicamata, la División Salvador y la Gerencia de Exploraciones y han superado la etapa de Pre-Certificación la División El Teniente y la Casa Matriz. De este modo, esperamos que todas las actividades de la Corporación queden debidamente certificadas en el plazo comprometido, vale decir, durante el año en curso.


Como reconocimiento a estos esfuerzos, se nos ha informado que el Consejo Nacional de Seguridad ha otorgado a Codelco-Chile la Distinción 2002, por Preservación del Medio Ambiente. Agradecemos esta importante distinción.


Entendemos la gestión ambiental como parte de nuestro sistema integral de gestión de calidad. Un reconocimiento de la más alta importancia de nuestros logros en este aspecto lo constituye el Premio Nacional de la Calidad y la Productividad, categoría Gran Empresa Año 2002, otorgado por el Centro Nacional de la Productividad y la Calidad a la División El Teniente.


CUIDAR CODELCO ES CUIDAR EL FUTURO DE TODOS LOS CHILENOS


El año 2002 fue un año difícil pero decisivo para el futuro de Codelco. Fuimos capaces de poner en marcha cambios trascendentales en la forma de concebir el negocio y de gestionarlo. En otras palabras avanzamos decididamente a la consolidación de Codelco Una Sola Empresa. Muchas fueron las iniciativas concretas que fueron dando forma al nuevo Codelco. Ya me referí a las principales de ellas.


Abordamos los desafíos del cambio sin descuidar la coyuntura. Como lo hemos reseñado, durante el año avanzamos significativamente en materia de gestión, inversiones, certificación ambiental, financiamiento y liderazgo de mercado.


La magnitud y complejidad de la tarea demandó de todos los que trabajamos en Codelco, además de mucha dedicación y trabajo, una gran cuota de confianza y compromiso con el Proyecto Común y con quienes tenemos la responsabilidad de conducirlo. Agradezco a todos los trabajadores de la empresa el apoyo irrestricto que siempre nos brindaron.


PODEMOS AFIRMAR CON CERTEZA QUE CODELCO ES EL MEJOR NEGOCIO DE TODOS LOS CHILENOS. Así lo reconoce la industria y el mercado. Pero, es el reconocimiento de nuestros accionistas, todos los chilenos, lo que realmente nos importa. Quisiéramos que todos los chilenos se sintieran orgullosos de su gran empresa y, juntos, CUIDARAMOS DE ELLA .


CODELCO ES FUTURO y, por tanto, es una tarea de todos, una tarea de país. Desgraciadamente, la realidad en que nos desenvolvemos es diferente. Nuestros debates sobre Codelco y su futuro están casi siempre teñidos por consideraciones ideológicas, prejuicios o afán de protagonismo.


Es imperativo que los chilenos tomemos conciencia de la importancia de CODELCO para el país y su futuro. y le demos el trato que corresponde. CODELCO es y seguirá siendo por mucho tiempo, por lejos, la principal empresa del país y debe poder desenvolverse en condiciones similares a sus competidores.


¿Qué pedimos? Que se nos trate como lo que somos, la principal empresa de la industria del cobre del mundo y se nos mida contra resultados y no contra percepciones o prejuicios.


¿Qué ofrecemos? Primero, cumplir los compromisos que hemos contraído con el país.


Segundo, acordar con las Comisiones de Minería del H. Senado y la H. Cámara de Diputados criterios y mecanismos que, sin restringir la capacidad de la empresa para operar con la mayor autonomía comercial posible, permitan a dichas instancias hacer un seguimiento más cercano de su accionar.


Estamos sujetos a la fiscalización indirecta de la Contraloría General de la República, a la fiscalización directa de la Comisión chilena del Cobre y la superintendencia de Valores y Seguros. Somos emisores de valores de deuda pública y, por tanto, estamos obligados a las mismas normas de transparencia y entrega de información que las sociedades anónimas abiertas. Siempre respondemos a los requerimientos de información que nos formulan Senadores y Diputados y, contrariamente a lo que parece ser la percepción mayoritaria, la gran mayoría de las veces a satisfacción de los solicitantes.


A nuestro entender somos la empresa más transparente del país. Pero, no basta con lo que nosotros creamos. Queremos que los chilenos lo crean. Eso es lo que quisiéramos lograr con la propuesta que acabo de formularles. Por eso le asignamos tanta relevancia a esta ceremonia. Por eso estamos hoy aquí ante Uds. , representantes de todos los chilenos, rindiendo cuenta de nuestra gestión.


LOS INVITO A QUE SUMEMOS FUERZAS PARA CUIDAR DE CODELCO Y ASEGURARLE UN MEJOR FUTURO A LOS NIÑOS DE CHILE, ESPECIALMENTE A LOS MAS POBRES.


MUCHAS GRACIAS

Noticias por Operación

Archivo histórico