Aguas Claras que reforestarán Til Til

«La División Andina seleccionó el fundo Ovejería, en el valle de Til Til, para construir un tranque donde depositar sus relaves, es decir, los residuos que quedan luego del proceso de extracción, molienda, concentración y flotación del mineral. Sin embargo, la construcción del tranque supone también el compromiso de Andina de cumplir con varias exigencias de cuidado y mejoras en la zona, que suman casi 100 compromisos ambientales».

La gran obra de ingeniería, en funcionamiento desde diciembre de 1999, representó cinco años de construcción y un costo aproximado de 250 millones de dólares. Son 83 kilómetros de canaletas de hormigón armado que conducen los relaves hasta el tranque Ovejería.

Imagen foto_01224

El fundo Ovejería presentaba varias ventajas para la construcción del tranque de relaves: su aislamiento; la característica arcillosa de su tierra; el tamaño de la cuenca, que tiene una capacidad para almacenar los relaves que la División Andina produzca en los próximos160 años; y, por último, la seguridad que representa el muro de inicio de 16 metros de altura de arena compactada que es impermeable.

El proyecto “Sistema de disposición de relaves a largo plazo. Proyecto Embalse Ovejería” ingresó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) de forma voluntaria en noviembre de 1993, antes que dicho sistema entrara en vigencia. La autorización de Conama para la construcción del tranque significa también el cumplimiento de la División de exigencias de cuidado y mejoras en la zona que suman casi 100 compromisos ambientales. Entre ellos, forestar 280 hectáreas con árboles nativos en los cerros que rodean el tranque, de los cuales hasta el momento ya se han plantado 90 hectáreas y en la ruta del relave otras 72 Há. El plan considera el manejo de la vegetación existente, acciones de restitución y/o recuperación de zonas degradadas, medidas de protección (patrullaje, control de incendios, entre otras). Otro de los compromisos ambientales de Andina es la forestación con eucaliptus para evapotranspiración de las aguas claras (agua que transporta el material de descarte o relave hacia los embalses para después ser reutilizada). Al momento ya se riegan con aguas claras más de 120 hectáreas plantadas de eucaliptos de un total de 520 Há. que el proyecto contempla.

 

Conduciendo el relave


Los 83 km de canaletas conducen los relaves cordillera abajo, en algunos tramos en rápidos, que permiten llegar desde los 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar a 600 metros snm, donde se ubica el tranque. En algunos tramos se construyeron túneles para el paso de la canaleta y en las zonas descubiertas y de mayor riesgo, como la de Río Blanco, se cubrieron 15 kilómetros con tapas de hormigón armado. En otras zonas se pusieron mallas y pernos de acero.


La canaleta, de 80 cm de ancho por un metro de alto, va bordeada por un camino de tierra para el paso de vehículos de inspección; así como también posee un sistema de monitoreo con un tendido de fibra óptica que permite el control remoto del flujo del relave en pantallas de computadoras.


Los 13 medidores de nivel se leen constantemente desde la sala de operaciones. La fibra óptica detecta los problemas y de esta forma se accionan los procesos de seguridad. A esto se suman las cámaras de video en los ductos que muestran los niveles con que baja el relave por la canaleta.


Uno de los peligros es el de los rodados, porque la canaleta atraviesa algunos tramos entre farellones de gran altura, que con lluvias muy fuertes pueden provocar rodamientos de grandes piedras. Por esto, el control permanente es vital y en caso de ser necesario existen cinco embalses de seguridad distribuidos en el recorrido de la canaleta hacia los que se puede desviar el curso del relave hasta resolver una posible situación de emergencia.


En caso de grandes crecidas que pudieran colapsar el tranque, se acciona una compuerta que permite derivar el agua hacia el tranque Huechún.


En el año 2000, hubo cinco incidencias de las cuales solo una representó problemas a particulares. Por otra parte, y por mayor seguridad, el camino y la canaleta están cercados y se construyeron vías de paso de un lado a otro de la canaleta para animales mayores y menores.


Otro cuidado que se tiene es el control de infiltraciones de agua destinada al riego de los eucaliptos, mediante una banda de seguridad de 100 metros de ancho, sin plantación ni riego, en la que se encuentran instalados dispositivos de control de humedad que denunciarían posibles filtraciones hacia el embalse Huechún. Asimismo, se lleva a cabo un programa de monitoreo de flora y fauna.